FRUSTRAN ELEMENTOS DE LA POLICÍA CIBERNÉTICA EXTORSIÓN TELEFÓNICA Y DESACTIVAN SECUESTRO VIRTUAL

AGUASCALIENTES, AGS.- Una vez más, elementos de la Policía Cibernética de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, evitaron que se consumara una extorsión telefónica, en la que le solicitaban 30 mil dólares a una familia a cambio de no hacerle daño a uno sus los integrantes de nombre Juan, a quien supuestamente tenían secuestrado, sin embargo todo se trataba de un engaño.

A través del número de WhatsApp 4493462341, de la Policía Cibernética, se recibió el reporte en el que una persona de sexo masculino solicitaba ayuda, debido a que había recibido llamadas en la que un sujeto que dijo ser integrante de un grupo delictivo, le informó que tenían a su tío Juan secuestrado y solicitaban 30 mil dólares a cambio de no hacerle daño.

Agregó que también su tía, esposa de Juan, había recibido una llamada en el mismo sentido, sin embargo, estaban desesperados toda vez que no contaban con esa cantidad de dinero por lo que no sabían que hacer.

Inmediatamente los integrantes de la Policía Cibernética comenzaron a proporcionarle orientación a la familia, indicándoles que no efectuaran depósito alguno, que seguramente se trataba de un secuestro virtual y en ese momento iniciaron diversas acciones con apoyo de la tecnología del C5 SITEC para localizar a su familiar.

Derivado de la labores efectuadas, se logró conocer que Juan, el presunto secuestrado, se encontraba en la zona centro de la ciudad, por ello, los uniformados comenzaron a recorrer hoteles, plazas y sitios públicos, hasta que se logró ubicar a Juan cuando caminaba solo por la calle Josefa Ortiz de Domínguez.

Al aproximarse, detectaron que se encontraba en una crisis nerviosa, por lo que los policías le indicaron que su familia estaba a salvo y que todo se había tratado de un engaño, luego de esto lo abordaron a la unidad para trasladarlo a su domicilio, donde se reencontró con sus familiares, quienes agradecieron al apoyo de la Policía Cibernética.

Al cuestionar a Juan sobre lo acontecido, explicó que recibió una llamada de los delincuentes quienes le informaron que ya tenían vigilada a toda su familia, además de que conocían sus movimientos, por lo que le darían ciertas instrucciones y de no seguirlas al pie de la letra, le harían daño a sus seres queridos.

Acto seguido, le indicaron que acudiera a una tienda de conveniencia y adquiriera un teléfono celular, posteriormente se hospedara en un hotel con razón social “Oyo Hotel del Llanito”, donde permaneció varias horas dialogando con dichos sujetos que no lo dejaban colgar.

Sin embargo, en determinado momento optó por salir de la negociación aun con el temor de que le fueran a hacer daño, pues en todo momento le indicaron que estaban vigilándolo a él también.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: