FRUSTRAN POLICÍAS EXTORSIÓN TELEFÓNICA EN EL LLANO

EL LLANO, AGS.- Una vez más, la inmediata reacción de los elementos de la Policía Cibernética en coordinación con la Policía Municipal de El Llano y Policía Estatal, evitaron que se consumara una extorsión telefónica en la que le solicitaban 100 mil pesos a una madre de familia haciéndole creer que su hijo de 14 años de edad estaba secuestrado, sin embargo, todo se trataba de un engaño.

Los hechos se registraron cuando a través del Servicio de Emergencia 911, policías estatales y municipales de El Llano, recibieron el reporte de que en la comunidad de Palo Alto, una madre de familia estaba recibiendo llamadas en la que le indicaban que tenían a su hijo secuestrado, por lo cual se encontraba muy alterada.

De inmediato, los uniformados se trasladaron al inmueble de la afectada, donde se entrevistaron con quien dijo llamarse María, de 40 años de edad, quien en medio de una crisis nerviosa, le informó a los policías que había recibido llamadas de los números 4931686714 y 4131284511 en las que un sujeto que dijo ser integrante de un grupo delictivo le dijo que tenían a su hijo Héctor secuestrado y que si quería volver a verlo debería depositar 100 mil pesos.

La madre de familia le indicó a los delincuentes que no contaba con esa cantidad de dinero, por lo que vía telefónica le indicaron que depositara 80 mil o de lo contrario jamás volvería a ver a su hijo.

Los policías le hicieron saber que seguramente se trataba de una extorsión, por lo que le indicaron que no efectuara depósito alguno e inmediatamente implementaron un operativo de búsqueda consistente en recorrer plazas, moteles y hoteles además de paradas de camión, mientras que elementos de la Policía Cibernética efectuaban diversas acciones para su localización.

Derivado de la suma de esfuerzos, el menor fue localizado escondido en una parcela ubicada en los límites de la comunidad de Palo Alto, encontrándose sano y salvo.

Al ser cuestionado, Héctor refirió que recibido llamadas en las que se indicaron que lo tenían vigilado a él y a su familia, mencionando que les harían daño si él no seguía al pie de la letra las instrucciones que le daban.

Finalmente, el menor fue trasladado a su domicilio en donde pudo reunirse con sus familiares sin que se efectuara depósito alguno, por lo que agradecieron el apoyo de los policías.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: